Qué es - Rio Salitre

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Qué es

Cuencas
 

Cuenca es el territorio de la vida

Una cuenca es una especie de embudo hecho de manera natural por la topografía del terreno, por el paisaje mismo, en el que, cuando cae el agua de la lluvia, escurre hacia la salida de ese embudo.

En una cuenca o territorio coexisten los recursos, agua, suelo, flora, fauna, los demás recursos naturales y, desde luego, usted y cada uno de nosotros. Las cuencas son el hogar de los seres vivos que las habitan: humanos, vegetales y animales.

En Colombia, el ciclo hidrológico se manifiesta como vapor, neblina, rocío, granizo, lluvia, fuentes de agua superficial y subsuperficial

 
 
 
 
 

Qué es cuenca?

Esta pregunta nos la han hecho durante todo el tiempo. La respuesta más rápida que se puede dar es decir que cuenca es igual a territorio. Muchas personas piensan que cuenca es sinónimo de río o de su cauce, lo cual no es correcto. El sinónimo adecuado de cuenca es territorio, como lo veremos en varias definiciones y en las que se plasman en la normatividad colombiana.

La palabra cuenca o cuenca hidrográfica significa la zona geográfica cuyas aguas acaban por confluir en un rio o curso de agua principal o también el conjunto del curso de agua principal y todo su sistema de afluentes y tributarios.

Por cuenca entendemos al espacio formado por el escurrimiento de un conjunto de ríos, que se encuentra determinado por elevaciones (no necesariamente de gran altitud) que funcionan como parteaguas o línea divisoria de aguas de estos.Algunos autores denominan a este punto el lugar de divorcio de las aguas.

Territorio cuyas aguas vierten a un rio principal y a sus afluentes. Se dividen entre si por líneas divisorias de agua que coinciden con las zonas de cambio de pendiente del terreno que se denominan línea divisoria de aguas.

Una cuenca es un recipiente que recibe las diversas formas de precipitación y las distribuye por todo el territorio. Una cuenca es la casa que compartimos; todos vivimos en una cuenca y es nuestra responsabilidad cuidarla. Para el caso de las cuencas abiertas, podemos pensar en el efecto de un cucharon, el cual no mantiene en su interior las aguas de los ríos sino que las desaloja a otros cuerpos fuera de la cuenca, incluso hacia el mar.

Y así como el plato y el cucharon tienen diseños y materiales particulares que determinan sus especificaciones, la cuenca también tiene características derivadas de su altura, sus caudales, la magnitud de su área, su topografía, sus relieves, su forma y el clima prevalente, entre otros factores. Producto de estas características, las cuencas contienen en su interior ecosistemas diversos que se traducen en un complejo conjunto de interacciones entre el agua que almacenan y su entorno.

La mano del hombre ha transformado el lecho de los ríos con acciones como la extracción de arena, grava y roca, así como "barrer" mediante maquinaria el piso del río, provocando mayor erosión y causando un aumento de velocidad de la corriente.

 
 

La norma anterior, el decreto nacional 1729 de 2002, nos dice que cuenca u hoya hidrográfica es el área de aguas superficiales o subterráneas, que vierten a una red natural con uno o varios cauces naturales, de caudal continuo o intermitente, que confluyen en un curso mayor que, a su vez, puede desembocar en un río principal, en un depósito natural de aguas, en un pantano o directamente en el mar.

Por su parte, la Política de Gestión Integral del Recurso Hídrico define la cuenca hidrográfica como la unidad fundamental de análisis para el desarrollo de los procesos de planificación y administración.

 
 

Gestión de las cuencas y cambio climático

Las cuencas hidrológicas forman parte de la compleja y basta biodiversidad con la que cuenta la humanidad y el planeta. Por su importancia, son prioritarias como parte de las estrategias sustentables enfocadas al manejo de los recursos hídricos y a la mitigación de los efectos del cambio climático.

Así, las cuencas y los ecosistemas formados en ellas, son de gran relevancia en la promoción y preservación del equilibrio ecológico de las zonas en las que su ubican. Las funciones de regulación ambiental que llevan a cabo permiten mantener en equilibrio a los ecosistemas, así como la interacción de sus recursos.

 
 
 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal